viernes, 10 de noviembre de 2017

ROBOCOP


    ROBOCOP(1987)

Los 80 estuvieron llenos de cyborgs, androides, sintéticos o autómatas. Era la década de las máquinas, y como tal, el cine sacó partido hasta exprimirlo. Una de las joyas de la corona llegaba en el año 1987. Venía de la mano de un director holandés bastante peculiar. Paul Verhoeven. Este, debe agradecerle a su mujer que rescatara el guión de la papelera(literalmente). Pues cuando cayó en sus manos, Verhoeven lo descartó. Una vez subsanado su error inicial, solo quedaba buscar una productora. Esta fue Orion, quien ya había producido el otro clásico de ciencia ficción con robot al frente, Terminator. Con un presupuesto de escasos 13 millones de dólares, el rodaje se puso en marcha. 
El film es ambientado en Detroit, en un futuro distópico. Aunque para el rodaje muchos sitios al aire libro fueron rodados en Dallas, porque la apariencia de muchos edificios y demás, daban un toque más futurista. Y que se puede apreciar en el film claramente ese entorno. La ciudad ficticia es Delta City. Un sitio decadente, y donde las grandes corporaciones se reparten el pastel. Para hacer de ROBOCOP se cuenta con el actor Peter Weller, un actor joven, pero ya con muchos films a sus espaldas. Incluyendo una producción española. Aquí tenemos algo más que una simple película de acción futurista. Es una bofetada sin anestesia al corrupto mundo en el que ya estábamos sumergidos. Temas como la corrupción política, especulación, el capitalismo. Son puestos al servicio del film para hacer un crítica de la sociedad. El traje de Robocop es llamativo, y que ha pasado a la historia del cine sin lugar a dudas como algo muy reconocible. El diseñador fue Rob Bottin, que le llevó seis meses el hacer el traje idóneo. Y para la peli se construyeron siete. 

A título personal tengo que decir que ROBOCOP está en mi top particular de cine de aquella década. Verla en pantalla grande con apenas nueve años es para no olvidarse de ella. El acabado final del film resulta curioso. Pese a que tiene una buena factura. Y como decía anteriormente el presupuesto tampoco era excesivamente alto. Hay ciertos momentos que parece una serie b en potencia. Como ese tipo que trás caer en ácido, aparece en medio de la carretera con pintas de alguna peli de la Troma. 
Peter Weller para crear su personaje de ROBOCOP, estuvo devorando libros sobre robótica. Adiestrandose  en movimientos que hicieran creíble su actuación. La primera vez que se embutió en el cuerpo metálico, tardó cerca de diez horas. Y aprendió meditación para poder soportarlo. Decía que allí dentro llegaba a estar a 32 grados. Pero si por una escena se recuerda este film, o por lo menos eso creo yo. Es sin duda por la brutal muerte del protagonista. Murphy(así se llamaba en el film), fue acribillado en su primer día de trabajo en su  nueva comisaría. Para tal escena se creó un animatronics. A día de hoy canta un poco verla en pantalla. Pero los que apreciamos ese arte de lo real, sin duda se nos hace la boca agua viendo el diseño y acabado final. 
Estamos ante un de esas escenas que no importa las veces que uno la vea. Sigue impactando y se nos encoge el alma como la primera vez. Hay una versión censurada, pues la escena era aún más brutal. Y tuvieron que meter la tijera ante semejante resultado. El film violentos por momentos, también tenía su parte de humor negro. Que suavizaban un poco lo que veíamos en pantalla. Como compañera de Murphy está la actriz Nancy Allen. Y que parece no pegar mucho cuando fue elegida. Pues era como una delicada flor, y que en películas anteriores solía hacer de chica sexy. Para la nueva aventura, se sometió a entrenamiento. Y se cortó el pelo a exigencias de Verhoeven.  Otra anécdota cachonda corresponde al apartado de lo coches que conducen los policías. Los cuales conducen unos Ford Taurus, y los malos del film se mueven en los 6000-Sux.  Que no era sino una coña para los Pontiac 6000. Ambas marcan tenían una gran rivalidad por aquella época. ROBOCOP fue todo un impacto mediático. Con una recaudación de cerca de 54 millones de dólares. Y que se convertiría en franquicia, y que incluye dos películas más, un remake, serie animada, serie de imagen real, videojuegos y cómics. El film es un golpe en la mesa a la sociedad americana. Un futuro que sigue siendo hoy día una realidad. Una película que sigue gustando a nuevas generaciones. Y que parece cada pocos años revivir de alguna manera. Más cuando se cumple en este 2017, treinta años desde su estreno. 
Puntuación general: 8/10

2 comentarios:

  1. Tengo un gran recuerdo de ella... Un robot reconocible y de mis favoritos junto a Astroboy y Mazinger... Un clásico,saludos 🙋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caló en mucha gente.........quizás sea mi favorito, aunque nunca he pensado en ello.
      Un saludo

      Eliminar